sábado, 22 de abril de 2017


 



     COLLAR DE PERLAS. Comprende una serie de temas a través de los cuales se mo­tiva a ver la vida como algo más que levantarse e ir a trabajar. A desear el éxito y creer que se puede lograr, a pesar de las circunstancias. Se espera contribuir a cambiar el “no puedo” por el “sí puedo y voy a lograrlo”, a desear vivir cada día dando lo mejor de sí y encontrar la oportunidad de sonreír, hacer el bien y dar gracias a Dios por la vida.

          Se cree que la vida es un viaje en donde todos aprendemos de todos y cada uno tiene una misión por cumplir. Que la realización personal se va dando a medida que nos identificamos con esa misión.

          De forma muy especial se ha dedicado a las mujeres que por una u otra razón en un momento determinado se sientan solas, cansadas, agobiadas o des­mo­tivadas para seguir adelante, creyendo que la vida es una batalla constante y no un viaje a disfrutar.

          COLLAR DE PERLAS, encierra muchas enseñanzas y experiencias de la vida diaria; a través de ellas se pretende mostrar que la felicidad es interna. Es un estado de ánimo que todos podemos tener. Que debemos estar muy agradecidos con Dios y pedir cada día su ayuda para encontrar el camino que nos conduzca a la realización personal. Se trata de ver el lado positivo de la vida y comprender que tan sólo el hecho de estar vivos, ya es una bendición, sin tomar en cuenta las circunstancias que nos rodean. Más bien, tan sólo por el hecho de en­contrarse en este tiempo y en este lugar. El pasado ya se fue, el futuro aún no llega; lo mejor es aprovechar el presente y vivirlo con entusiasmo, con alegría, darnos cuenta que cada día, es un día especial.

          A través de este libro se pretende contribuir a mejorar el presente, cambiando la visión que se tiene de la vida. Entendiendo que lo más importante no son las co­sas en sí, sino cómo uno las ve. Lo importante no es lo que otros dicen o sienten, sino lo que uno cree, siente, y piensa. Vivir de acuerdo a ello es el camino para lograr el desarrollo personal.

          Si se aplican las ideas que acá se presentan puede lo­grarse una vida más sana, más agradable, más tranquila, con una mayor fe en Dios y en uno mismo.


Rosangélica Hernández.


jueves, 5 de marzo de 2015



BUSCA TU ESTRELLA
.....hemos  visto  su  estrella  en  el oriente  y  venimos  a  adorarlo..... Mateo: 2,2

Hace más de dos mil años   unos astrólogos que  ahora se representan como los reyes magos, tuvieron la visión  de una estrella  que les señalaba  el lugar donde había nacido el Mesías. Ellos conocedores del significado de su nacimiento se pusieron en camino,  hasta llegar al  recién  nacido.

Así como a  los reyes magos, a todos en un momento de la vida  se nos presenta esa  estrella. A veces en una homilía, otras veces en una lectura, en un programa  de  televisión, en un programa de radio,  escuchando a  una persona.  De formas  muy diversas  se nos puede presentar la estrella; sin embargo, no siempre  la vemos, no  siempre  la  seguimos.

A veces nos perdemos en la oscuridad de la indiferencia, del egoísmo, del desánimo, de  la tristeza, de la envidia, del rencor,  de  las  preocupaciones,  y  no vemos la estrella. No nos damos cuenta  que día con día la estrella está allí, que si la vemos  nos va señalando el camino  para  llegar  a Dios. Para verla  sólo debemos despojarnos de  los sentimientos egoístas  o negativos que tenemos y entonces podemos seguir la estrella,  y  lo más importante es que  también podemos guiar  a otros.

¿Qué significa  encontrar  la  estrella ?
Encontrar la estrella significa descubrir  el camino  que  nos conduce  hacia Dios. Darnos  cuenta  de   lo grande y maravilloso  que  es Dios con nosotros,  y   cómo a  través  de los mandamientos nos va señalando el camino. Llegamos  a comprender  lo  grandiosa que es la vida.  Nos damos cuenta  que cada día es  diferente, aunque a simple vista parezca igual, que cada día podemos ir siendo mejores personas y ayudar a que el mundo  sea  mejor.  Vamos descubriendo los verdaderos anhelos,   haciendo todo lo posible por realizarlos. A veces  su realización lleva tiempo, pero  desarrollamos  la suficiente paciencia  para  esperarlos.

Encontrar  la estrella significa saber hacia donde vas,  tener un  propósito en la vida;  sentirte bien donde estás, tener  el corazón alegre   y deseos  de mejorar, de irte  despojando  de todo aquello que limita  el crecimiento  y desarrollo. El desánimo, la  incertidumbre,  no tendrá cabida en tu corazón,  si  llegan no  van a  estar  por mucho  tiempo.  Siempre   saldrás adelante porque  acudirás  al  Padre Bueno que sabes existe  y  está  a  la  distancia  de  una  oración.  A través de  la oración  podemos  comunicarnos con Él  y   recibir  paz en medio de la tempestad, tranquilidad; fortaleza, cuando  todo sale  mal, fe cuando  parece que  todo está en contra. 

Encontrar  la  estrella  significa encontrar el camino, la tranquilidad,  la paz en la mente y  en el corazón.  Encontrar  esa paz interna inspirada  por Dios nos  invita  a ser mejores  y procurar  el bien de  los demás.

Encontrar la  estrella  significa  aprender a perdonar, comenzando con uno  mismo,   reconocer los  errores  y las  propias  limitaciones.  Darse cuenta que todos podemos equivocarnos   una o más veces, lo importante es aprender  la lección y seguir.  Despojarse  del rencor,  complejos  de  culpa,  y  de  todo  aquello que estorba, que hace daño,  que limita o da intranquilidad. Practicar  la misericordia con los más necesitados,   ayudar  sin  esperar  nada  a  cambio.

Pensar en grande, pensar  en todas las cosas que Dios día  a  día  nos da,  sin importar  si somos buenos  o malos.  Mirar  el sol, sentir la brisa fresca, contemplar las estrellas,  mirar  la lluvia, las flores,  comprender   que Dios está  ahí  en cada  cosa  del universo.

Encontrar la estrella significa encontrarle sentido  a la vida, comprender  que  cada uno es  diferente y hay una razón por la cual está   aquí,  que  cada  uno  tiene una misión  por  cumplir. Comprender  que la vida  es breve  y es la oportunidad  que Dios  nos da para  mejorarnos, para pulirnos  en el amor, en la comprensión,  en la amistad, en la paciencia. Para  aprender  que  en la escuela de  la vida  todos llevamos un nivel, que si no avanzamos  retrocedemos, que siempre podemos ir aprendiendo, mejorando, el límite es la excelencia y ser excelente significa  mejorar continuamente. Darnos  cuenta que  todos estamos para  ayudarnos  y   procurarnos una vida más tranquila, más satisfactoria. Para ser luz unos de otros y hacer  del mundo...   un mundo mejor.

Encontrar la  estrella  no  significa  no  tener problemas, dificultades, o  tropiezos,  sino,  saber  que los problemas y las dificultades  son   parte de la vida  y que  es  la  forma  de ir  aprendiendo y   conociendo   cuan fuertes somos, de cuanto somos capaces,  y  como aplicamos  lo que sabemos, lo que hemos aprendido.

La fortaleza de  cada uno no se conoce  en situaciones de bonanza, se conoce   en las  situaciones difíciles,  cuando  se presentan   obstáculos,  cuando  encontramos  baches; cuando nos damos cuenta  que  no es fácil avanzar  si no hemos encontrado… la luz  que   nos   ha   de guiar  en el  camino.

Decídete  a  seguir  la  estrella.   Encuentra  tu luz.  Jesús,  todos los días,  de alguna forma,  te invita  a seguirle. Son muchas las personas que pone en tu camino  para que te ayuden   a encontrar tu estrella, a encontrar tu luz.  La vida es la oportunidad  que tienes para ello y si logras encontrarla serás muy feliz, sentirás  que la vida  tiene sentido  y que  tienes un lugar  privilegiado  en la inmensidad  del universo.

Busca tu luz, en  tu casa,  en el lugar  donde vives, en  el trabajo, busca tu estrella  y  encontrarás  el camino  que  te  lleve  a  la realización de tus más caros  anhelos,   a  la búsqueda  de la  excelencia  en  los diferentes  roles  que  practicas,  será  beneficioso   para  ti  y  para los demás.

Siempre tendrás deseos por cumplir, proyectos que ejecutar, sueños   por realizar.  Poco a  poco te darás cuenta  que  es mejor  hacer siempre lo correcto,  aunque nadie  lo celebre,  ayudar  a otros, aunque no  te den las gracias; practicar el bien, aunque  nadie  se dé  cuenta.  Hacer buenas obras, aunque  a otros  les  parezca  que llevas intereses ocultos.  Todo ello  te  acercará  cada vez más  a  Dios  y cuando te llegue  el tiempo de partir,   el encuentro será  menos temido. 


Al encontrar tu estrella,   el camino de tu vida  se  iluminará  y serás  como una luz que podrá conducir  a otros hacia una vida mejor.  Aprenderás  que  no es  en el dinero, en los bienes, o en la profesión,  en quien debes confiar, sino  en Dios, en tu Padre Celestial y en ese poder  que  te ha dado  para  realizar  tus   sueños. Busca tu luz... busca las señales y procura no  tomar las equivocadas, las que  alucinan, las que ciegan, las que te dan  alegrías pasajeras,  las  que   van contra ti mismo,  contra los demás, o contra el mundo.

Si quieres encontrar  la luz verdadera trata de estar  atento, quizá sea  una película, un libro, un sacerdote, una persona  de fe, que con vehemencia te hable de Dios,  del camino de la conversión,  de la  importancia  de  tener  un propósito en la vida.  De abandonar las tinieblas de lo  que parece  bueno, pero que no lo es; de todo aquello que limita tu crecimiento, que  te roba  la paz.  Quizá sea avaricia, envidia, rencor, egoísmo,  lujuria,  adulterio, un vicio; quien sabe que  caminos equivocados  hasta hoy hayas seguido. Es tiempo de dejarlos y seguir la luz,  la luz que te  conduce  hacia Dios.
Tomado de  Collar  de  perlas II, Secretos para hacer  de  su  vida un  viaje placentero.


 Busca tu estrella  y le encontrarás sentido a  la vida. Encontrarás  todas las bondades que Dios puso en ti y las utilizarás en beneficio tuyo y  de los demás.  Comprenderás que cada día es una oportunidad  de  ser  mejor, de   disfrutar todas las riquezas que Dios te dio,   y lo más importante:  que vivirás  en paz. Busca tu estrella, vivirás  mejor  y  contribuirás  a  hacer  del  mundo  un  lugar mejor para vivir.

viernes, 12 de diciembre de 2014

“No lo desperdicies”
No dejes de sonreir...  Porque es muy poco el tiempo que te dan para la alegria.
No dejes de estar siempre al servicio de una buena causa...  Porque es poco el tiempo que te dan para llenar la copa de la vida.
No dejes de dar pinceladas de cielo a tus días nublados...  Porque es poco el tiempo que te dan para despues de la tormenta ver salir el arcoiris.
No dejes de perdonar...   Porque es muy poco el tiempo que te dan para despues cicatrizar... volver a florecer.
No dejes de amar...  Porque son pocos los años que te dan para entregar el corazon...  y llenar la vida.
No dejes de tener un amigo...  Porque es muy poco el tiempo que te dan para llevarlo de la mano.
No dejes de sembrar... y de abonar...  Porque es poco el tiempo que te dan para dejar tu tierra produciendo, y el cantero de Dios todo florecido.
No dejes de rendir...  porque es poco el tiempo que te dan para ver resultados... ¡y alcanzar metas! Para que dejes tu polen, tu se#al, tu paso, tus sue#os, tu rosa ¡Y a todo se le vea la luz!
Es poco el tiempo que te dan, para tirar semillas en esta aridez...  Para injertarte en el mundo aquí... aspirando al mundo de alla...
Para tropezar en el camino con la cruz de los demas... Para poner en fruto agrio, miel de Dios... y en cascara vacía, pulpa de fe.
Es muy poco el tiempo para construir, hacer tus planos, ensamblar tus piezas, redondear tus proyectos... y luego, cimentar, afianzar, consolidar... Para medir tu rendimiento... nadar contra la corriente... y darle a la vida mas de lo que recibes...  Para construir el pozo... llenar el cofre... y pulir la perla.
¡Cuanta vida tenemos que vivir...  cuantos papeles que desempe#ar... cuantos increibles tenemos que ver...  cuantos males tenemos que sufrir! ¡Y qué poco tiempo!
Que poco tiempo sentimos tener para llenar la arena de rosales... el mar de perlas... los caminos de flores... ¡Y los corazones de Dios!
No dejes que se te vaya la magia del amor... los sue#os de las realidades... y las rosas de la cruz.
Es muy poco el tiempo para redondear la obra... Cumplir un destino... Corregir los errores... Madurar los frutos... ¡Y dejarlo todo terminado y completo!
Es muy poco el tiempo para dar la talla... Realizar una mision... Ajustar las cuentas... ¡Y hacer rendir las capacidades y los dones!
Muy poco Dios mio ... para llenar de huellas el camino... de racimos la siembra... ¡Y de luz el mundo!
Poco para un trayecto mas alto...
¡No lo desperdicies!

Desconozco el autor

miércoles, 26 de noviembre de 2014

10 REGLAS BÁSICAS (DECÁLOGO) PARA UNA RELACIÓN DURADERA

1. No busques la perfección en tu pareja. De hecho la perfección, desde el punto de vista afectivo, es vista como un defecto y molesta a tu contraparte. ¿No es cierto?

2. Acepta los errores de tu pareja. Errar es de humanos, dice el refrán, y más que acciones, juzga actitudes. En una relación, mientras no haya una clara intencionalidad de tu pareja de hacerte daño, no debe haber razón para un conflicto.

3. Escucha y confía. No siempre las cosas son como parecen, especialmente cuando queremos ver situaciones que no existen.

4. Si complaces a tu pareja, asegúrate de que tu única recompensa sea el verla feliz.

5. Asumir papeles de víctima es lo que más daña las relaciones, el hacer sentir culpable a tu pareja de una situación jamás conducirá a ninguna solución.

6. No adivines las cosas que le gustan,  ni  pretendas  que  te  adivine,  pregúntale y de igual forma coméntale lo que te gusta y te disgusta.
7. Aprende su lenguaje, no todos nos comunicamos igual.

8. Si discutes, no ofendas. Cuando las cosas se enfrían, las ofensas siempre quedan como barreras para la reconciliación.

9. Guarda interés por las cosas de tu pareja y apóyala.

10. Nunca esperes que tu pareja te haga feliz. Si tú no puedes ser feliz por ti mismo, nadie más lo logrará.


lunes, 18 de agosto de 2014




EL  UNIVERSO  NO SERÍA IGUAL SIN  TI….
No  es  un  piropo , ni  una  frase  de   enamorado,   realmente  el universo  no  sería  igual  sin  ti, piensa  en  tu  familia,   en  tus  amigos,  en  tu  trabajo…siempre  habría  algo  sin  terminar,   algo  sin decir,  algo  sin  pensar…y  ¿sabes  porqué?

Simplemente  porque  eres   alguien importante…. Eres  un  hijo  de Dios,  alguien importante  que  ha  venido  con  un   propósito,  con  un  fín  que    a lo mejor  desconozcas,  pero   ese  fin  existe  y   de  alguna manera lo  vas  realizando, talvez,  sin  darte  cuenta quizá  con  errores,  con  equivocaciones,  con  dudas.  Con  ilusión  o con  desánimo, pero lo  vas  haciendo,   sencillamente  porque  estás  en el lugar  indicado,  con las  personas  indicadas  y  en las  situaciones   adecuadas  para ir  creciendo  y    desarrollando esas  actividades  que   te corresponde hacer.  Puedes  decir:  si yo no  estuviera,   otra  persona  lo  haría,   de  acuerdo,  pero  no  lo  haría  igual,  simplemente  porque  tú  eres  un  ser  único, especial,  maravilloso, no  eres  producto  de la  casualidad,   no eres  producto de un  experimento,  o  de  un  accidente,    eres   producto    del  amor  de  dios, eres  alguien muy importante  en el  mundo,  aunque   tu  nombre   o tu  foto no esté  en  una revista, o  en los periódicos,   eres  importante,  eres  especial,  eres  producto  de la creación  divina…  si  no me  crees,     piensa ,  en  cuantos  niños  mueren  antes  de nacer,  otros  en el  parto,  otros  a los  pocos  días  de nacidos.  Tú  vives  ahora, tu misión  continúa,   no importa  donde  estés,  ni  con  quien, importa  que  sepas  que  eres    una  persona  que  cuenta   con  el amor  de Dios   quien espera   que  poco a poco   te  des  cuenta  de  ello,  que reconozcas  esos  dones  maravillosos  que  puso  en  ti y  los  pongas  al servicio  de los  demás. No  importa  tu  edad,   tu  físico,  tu  situación económica,   sólo importa   que  eres un  hijo   de Dios y  que,  aún  tienes  algo  por   ser,  hacer, pensar,  decir,  tener.


Si  un  día  te  sientes  como  si  estuvieras  de  más  en  el  mundo  lee  estas  líneas que  no  son inventadas,  son  una  realidad.

Rosangélica Hernández.

miércoles, 23 de julio de 2014

 Cosas Que No  DEBes Permitir, SI  REALMENTE  QUIERES  LOGRAR  TUS  SUEÑOS    
1.      No  permitas  que  te  venza  la  pereza  o  el  desánimo. Si     tienes  pereza  o estás  desanimado  ponte  a hacer  algo, se  te  activarán  las  endorfinas  y la  pereza  tomará  su  camino.   
2.      No  le  cuentes  tus  sueños a personas  que  no  te  aprecian,  o   no   están  de  acuerdo  con   tus  puntos  de vista.
3.      No  pierdas  el  tiempo en discusiones innecesarias. No   trates de  convencer a personas cuyos  esquemas  mentales  son  diferentes  de  los  tuyos  y    nunca  estarán  de  acuerdo  contigo.
4.      Procura   no contagiarte  de   la  negatividad  de    las     personas  que  muestran  sólo  el  lado  negativo  de  las  cosas.  Busca  siempre  el  lado  positivo,  el  optimismo  es  una  elección.
5.      No  permitas  que las  personas  te   obliguen a  hacer  cosas  que  no  quieres, sólo  por  su  propio  beneficio. Aprende a  decir  NO.
6.        Procura   que  las   actuaciones  de  las  personas  no   llenen   de   rencor  tu  corazón… Sin   importar  cuán  grande  haya  sido  el  mal  que  te  hicieron, perdónales  y  sigue adelante. De  valientes  es  perdonar,  de   inteligentes  olvidar  y   son  los   más  débiles quienes  buscan  la  venganza. Gandhi  dijo: si  se  diera  “ojo  por  ojo”, tendríamos  un   mundo lleno de  ciegos. 
7.      No    permitas  que las  personas  se aprovechen de ti.    Hay personas  que  siempre  quieren    que  les  cargues  su  maleta,  puedes  ayudarles  ocasionalmente,  pero  no  llevarla  siempre.
8.      No   te avergüences de las cicatrices de  tu  pasado.  Cada cicatriz tiene una historia, no tengas miedo de llevarlas contigo. Recuerda  que  es  importante  de  donde  vienes, pero  es  más  importante  para  donde  vas.
9.      No  te  reprendas  constantemente  por  los  errores  que  cometiste. Los  errores  son  para  aprender,  con  la  aceptación,  el  perdón    y  procurando  que  no   vuelvan  a  darse.  
10.   No  veas   la  vida  como  una  competencia,  la  única  persona  con  quien  debes  competir , es  contigo  mismo: Hoy  mejor  que  ayer,  mañana  mejor  que  hoy. Esa  debe  ser  tu  batalla  diaria.
11.  Procura   mantener  tus  valores, estos  se  mantienen   vigentes  con  el  pasar  del tiempo. Si  ves  que  en  el  entorno  los  van  perdiendo,   no   te   contagies.  
12.  No  permitas  que   las  personas te intimiden. Nadie  tiene  derecho  a intimidarte. Recuerda  que  nadie  tiene  el  poder  de hacerte sentir inferior a menos que tu le des ese poder.
13.   Aprende a reconocer  quienes  son  tus  verdaderos  amigos.  Un  amigo  de  verdad  es  alguien que te ama tal como eres,  y  te ayuda a ser una  mejor persona. Si  tiene  alguna  crítica te la  hace  a ti, no   en  tu   ausencia
14.  No  permitas  que  las personas te mientan una y otra vez.  Si alguien te engaña una vez, la culpa es de ellos. Si te engaña dos veces, la culpa es tuya.
15.   No  permitas  que las personas  te  manipulen. Aprende  a diferenciar  un  sabio  consejo  de  una  manipulación.
16.   No  permitas  que las   personas   te  hagan  perder  la  fe.  A  pesar  de  cualquier  cosa  que  suceda,   o  que  te  digan,    no   pierdas la  fe. Fe  en Dios, fe  en  ti,  fe  en  que  puedes  lograr   tus  sueños.  El  inicio  siempre  es   lo  más  difícil.
17.  No  permitas  que  las  personas  te  bajen  a su  nivel  cuando  están  enojadas,  deprimidas, coléricas,  procura pensar  bien  lo  que  dices, procura   mantener el  control. Las  palabras  tienen  poder.
18.  No  permitas   que   tu  pasado , dañe  tu  presente  y  tu  futuro. Perdona.
19.  La  amistad    y  el  amor    son  de  doble  vía. Hay  personas  que  creen  que  sólo  sus asuntos  son  importantes,  no  les  ayudes  a  confirmarlo.
20.  No  permitas  que  las  personas    aplasten tus  sueños  diciendo  que  NO  PUEDES,  ignóralas y  sigue  delante.  Recuerda a la  ranita  que  pudo  salir  del  pozo  porque  era sorda  y  no  escuchó  cuando  todos  decían :  no  va  poder,  no  va  poder.
21.  No  permitas  que  las  críticas  malintencionadas te  hagan  dudar  de  tus   capacidades. Hay  personas  que  no  están  contentas  con  su  vida  y  no  les  agrada  verte  salir adelante con  tus  proyectos.  No  les pongas  atención.
22.   No  permitas  que   te  alejen  de   tus   sueños ,  objetivos  y  metas  que  tienes  en  la  vida,    te  pertenecen    y   debes  esforzarte  por  lograrlos.
23.  No  permitas  que la  mediocridad  de  otos  te  contagie. cuando hagas  algo, hazlo  bien. todo  lo  que  haces lleva  tu  firma.  Aunque  nadie  te   lo  revise, hazlo  por  ti.
24.  Acércate  cada  día  más  a  Dios.  Reza, ora , asiste a una  iglesia,   a un  grupo de  oración, a  una  congregación,  te  será  de  mucha ayuda  en  este  camino y  recuerda  que Dios   tienes   sus  sueños  respecto a ti,  procura  que  los  tuyos  se  asemejen a los  suyos.

25.  Cuando  pienses  en  tus  sueños, piensa  en  el  beneficio  que   tendrán  para ti  y  para  otros,  los  egoístas  nunca  son  felices.

miércoles, 16 de julio de 2014


SI PUDIÉRAMOS  CAMBIAR

Si pudiéramos cambiar;
 La mentira por la verdad,
El recibir por el dar,

El odio por el perdón,

La duda por la fe,

La envidia por la aceptación,

La intolerancia por la paciencia,
La dureza por la flexibilidad,

El miedo por el coraje,

 El desistir por el perseverar,

Las palabras de más por la prudencia,

 La soberbia por la humildad,

 La burla por la piedad,

El conformarse por el progresar,

El ocio por el trabajo,

Los sueños por su realización,

 La ambición desmedida por el honor...

 Si pudiéramos cambiar todo esto; sentiríamos más cerca que nunca, la presencia de Dios en nuestra vida.
Autor Desconocido

miércoles, 9 de julio de 2014

CARTAS A UN AMIGO SACERDOTE

Hace  unos  días  comencé a leer un  librito  que se llama : EL  PODER  DE  LA  EUCARISTÍA  ,  y  es impactante  todo  lo  que  un  Obispo  le  cuenta  a un Sacerdote,  sobre  los  milagros  que  se  dan  en  las visitas  al Santísimo,   en las  capillas  de adoración  perpetua,  que  muchas  veces  sabemos   que  existen, pero  no  las  visitamos  por  descuido,  o  porque   se nos   olvida  que   es  Jesús  quien  está  ahí  y  nos  recibe  siempre  con  los  brazos  abiertos.   El  Arzobispo  escribe  treinta  cartas  al sacerdote,  y  éste  las  conserva  con  la  esperanza  de  que  su  contenido  inspire   a otros a  acercarse a Jesús  Sacramentado,  

.    Una  vez  por  semana  estaré  publicando  una  carta,   espero  que  sea  de  ayuda  en  el  camino  de la  fe.  La  primera  es  la  que  escribe  el sacerdote  destinatario  de  las  cartas, a  los  sacerdotes,  sin  embargo su  contenido  es  algo  que  sirve a  todos.


mis hermanos sacerdotes:

Conozco a Monseñor Ramírez desde los once años de edad. él contribuyó 
decisivamente a mi vocación sacerdotal.

Siempre he apreciado sus esfuerzos en ayudarme a ser un Sacerdote santo y alegre. 
Ésta es la razón por la que conservo las cartas que él me escribió, como de un 
hermano mayor a su hermano menor. Si una de estas treinta cartas de 
inspiración ayudara a un solo Sacerdote a conocer mejor a Jesús en el 
Santísimo Sacramento, entonces el esfuerzo de haberlas publicado habrá valido
 la pena. Tal vez mejor seria leer una carta por día, como un mini retiro de treinta 
días, en lugar de leerlas de corrido como si leyésemos un libro.

En una oportunidad pensé que estas cartas algún día podrían ayudar a otros 
como me han ayudado a mí. Sin embargo, como era demasiado tímido y vergonzoso
no le di la debida consideración para publicarlas. Después pensé que hoy no 
es el momento de tenerse uno en cuenta.

Hay ya demasiado silencio. Me encantaría hacer de mi parte al empezar un 
nuevo movimiento. Tal vez sea demasiado joven como para pretender saber tanto. 
Pienso que si hubieren suficientes sacerdotes jóvenes como yo que se 
levantaran, hablaran y fueran escuchados, habría una Iglesia más celosa por 
la causa de Cristo en el Santísimo Sacramento.

Lo que constituye hoy una actitud negativa hacia el Santísimo Sacramento,
Sacramento, podría convertirse e positiva si tan solo estuviéramos
 dispuestos a ser más valientes, y pasar del susurro al testimonio.

Me gustaría cumplir con mi parte al empezar un movimiento a nivel 
mundial, un movimiento sin nombre ni cuotas, un movimiento de 
sacerdotes, no indecisos sino valientes, por la causa de Cristo 
en el Santísimo Sacramento.

En la primera Eucaristía, Cristo fue traicionado por treinta monedas de plata. 
Todos los apóstoles se dispersaron, hasta Pedro negó conocerlo.

Ahora es el momento para que todos volvamos y digamos que Lo 
conocemos. Conocemos a Jesús en el Santísimo Sacramento. Amamos 
Jesús en el Santísimo Sacramento. Nuestra vida está dedicada a SuReinado
 Eucarístico.

¡Que venga a nosotros su Reino!
Padre Tomás Naval,
ALAGAD NI MARIA PRELATURE OF INFANTA Infanta, Quezon, Philippiles
Dirección postal QCC P.O.Box 1539, Zip Code 1155;Quezon City, Philippines


martes, 1 de julio de 2014

IMPORTANCIA DE HACER UN PROYECTO DE VIDA



POR QUÉ   HACER  UN  PROYECTO  DE  VIDA?

El ser  humano  continuamente está   
pensando en  el   mañana,  en lo  
que quisiera  hacer,  lograr
o  tener,  es  decir,   se  proyecta,  
sobre que  va  hacer en  el  futuro. 
Aunque  no  escriba  en  un  papel  
sus  sueños, objetivos  y metas,  
generalmente  hay  algo  que  quiere 
lograr,  que  quiere  ser,  hacer  y  
tener, ya  sea a corto  a mediano  o  
a largo  plazo.     Una  forma   de  facilitar  
el    logro de   esos  sueños, metas   y   objetivos,
es  el diseño  del   proyecto  de  vida,    ya  que  al  hacerlo   
debe escribir  lo  más  detallado  posible  lo  que 
quisiera  lograr,   ser,    hacer y tener. Diseñar   el  proyecto  
de  vida le  permite pensar  en  qué   es  lo  que  puede  hacer 
para lograr  todo  lo  que  quiere, en  un  momento  
determinado.    Al   hacer  el  proyecto de  vida aclaramos  las 
ideas  de  lo  que  realmente  queremos.   Nos   damos  cuenta  
de  si  lo  que  decimos  que  queremos  es  realmente  lo  que
deseamos  o  si  sólo  nos   hemos dejado  llevar  por  la  
moda,  por  lo  que  se ve  en  el  entorno,  por  los  sueños 
de  otros  o  por  lo  que  otros  esperan  que   haga. Implica 
ver  en   el  interior  qué  es  lo  que  realmente  se  quiere 
 hacer  en   la   vida,   cuales  son  esos objetivos  que
pueden  hacer  que    nos   esforcemos   más  de lo  que   se 
esforzaría  cualquiera,   si  emprendiera  ese   camino.
Cuando se   diseña el proyecto  de  vida, a  medida  que se avanza, van   
apareciendo   las  diversas  opciones  que  se  tienen   para    lograr  esos  
sueños,  va  surgiendo     el  camino. Muchas  veces  no se  ve  completo,  
pero  no es  necesario,  basta  con  saber   los  primeros  pasos. Así  poco 
a poco  va  surgiendo  el    entusiasmo con  la  vida,   y  la  convicción  de 
que   hay  mucho  que podemos  hacer  por  nosotros  mismos  y  por 
los  demás. Entendemos  que   a  cada uno  Dios  nos puso  dones y
talentos para  contribuir  a mejorar   el  mundo,     y   que  sólo  se  
desarrollan  si  los  ponemos  al  servicio  de los  demás.  
El  proyecto  de  vida,  además  de   que nos  facilita  encontrar
el  camino a  seguir,  su  diseño  ayuda  a descubrir las  
posibilidades  que  tenemos para  la realización  personal,   
ayuda  a  descubrir  el  potencial  que  llevamos  dentro,  
esos  dones  que  nos  facilitan  ciertas  actividades.   
Asimismo,  nos  ayuda  a  encontrar  las    limitantes  internas 
que  nos  impiden  el  logro  de  las  metas  u  objetivos  de  la  vida. 
 Decidirse  a  diseñar   su   proyecto  de  vida,  significa decidirse  
a  descubrir el  potencial  que  Dios  ha  puesto  en   su   interior,
animarse   a  lograr   los  sueños  que   lleva  en  su corazón
para  tener  una  vida plena,  vivir   con  alegría, 
optimismo  y  sobre  todo  con  la  convicción  de  que  
hay una  misión  por cumplir  en  este  mundo,  cuanto  
antes   se    descubra,  será  mejor.

 Anímate a dar el primer paso, para lograr tus sueños... Diseña tu proyecto de vida...


Todo aquello que puedas o sueñes hacer, comiénzalo. La audacia contiene en si misma genio, poder y magia.  Goethe



















UNA    DISCULPA A  TIEMPO, PUEDE  HACER   MUCHO...
A veces  por   soberbia,   a sabiendas  de  que  hemos  ofendido  o incomodado  a otra  persona  no  le  pedimos  disculpas, eso  hace  que  nazca  el  rencor,  que   las  personas  poco  a poco se  alejen  de  nosotros.